Portal Informativo Industrial - Noticias del sector

La industria española siente la presión de la ralentización económica mundial

El objetivo de que la industria represente el 20% del Producto Interior Bruto (PIB) de España parece cada vez más una quimera. En lugar de ganar peso en la economía nacional, la industria está retrocediendo.

Los últimos indicadores apuntan a una ralentización de la industria manufacturera, lo que aumenta el riesgo de que la contribución de la industria al PIB se sitúe por debajo del 14% del año pasado. La única vez que esta cifra fue del 20% fue en la década de 1990.

El sector industrial español está más expuesto a los acontecimientos internacionales que otras áreas de la economía, y ha estado sufriendo los efectos de la actual guerra comercial China-EE.UU., así como Brexit, ya que la retirada del Reino Unido de la Unión Europea es de sobra conocida, y la lentitud de la economía alemana. Aún así, España ha sido más resistente a la desaceleración mundial porque su sector industrial es más pequeño que el de otros países.

Los únicos sectores que van bien son el de la pulpa y el papel y el de los productos farmacéuticos

La consultora Equipo Económico advierte que «se ha producido una contracción en la exportación de bienes, y más aún en las importaciones, como consecuencia de la creciente complejidad del escenario internacional».

Las cifras muestran que la actividad industrial sólo creció un 0,1% en el segundo trimestre de este año, frente al 2,3% del conjunto de la economía, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). La industria contribuyó con 2.000 solicitudes de subsidio de desempleo más (hasta 165.600) en un año en el que el número de desempleados en España ha descendido en torno a 260.000, según la última encuesta de la EPA.

La industria también ha tenido problemas con varios cierres de fábricas de alto perfil (astilleros La Naval, el gigante de aluminio Alcoa y el fabricante de turbinas eólicas Vestas). Por su parte, la producción de automóviles cayó un 5,6% en el primer semestre del año debido a la lentitud de los mercados nacionales e internacionales. «Es un descenso relevante, pero España sufre la misma tendencia que Europa y resiste mejor que países como Alemania (-12%), Reino Unido (-21%) e Italia (-18%)», afirma Mario Armero, vicepresidente de ANFAC, la asociación empresarial española de fabricantes de automóviles.

La producción de automóviles cayó un 5,6% en el primer semestre del año

El acero publicó «un muy buen 2018, pero el 2019 no va tan bien», dice Andrés Barceló, jefe de la asociación del sector UNESID. «El año pasado crecimos un 2% y este año prevemos un crecimiento del 1%.»

Los productos químicos, que avanzaron un 2,6% el año pasado, estarán contentos de crecer un 1,5% a finales de 2019. Según Juan Antonio Labad, director de FEIQUE, la asociación empresarial española del sector químico, que añadió que la industria también se ve obstaculizada por cuestiones de gobernanza. A principios de agosto, el sector pidió al Ministro de Industria en funciones, Reyes Maroto, un comité de asuntos industriales que representara a todos los ministerios gubernamentales y unificara las políticas regionales.

Los únicos sectores a los que les va bien son el papel y los productos farmacéuticos. «El año pasado crecimos un 8,7% y estamos invirtiendo fuertemente para acceder a mercados más innovadores», dice Carlos Reinoso, director de la asociación ASPAPEL para fabricantes de papel y cartón. «La industria farmacéutica no ha registrado ninguna contracción por el momento», afirman fuentes de Farmaindustria, la asociación nacional del sector farmacéutico en España.

Añadir comentario